Una atracción natural rebosante de historia en Puerto Deseado
Jueves, 03 Marzo 2022 15:10

Una atracción natural rebosante de historia en Puerto Deseado Fuente: Subsecretaría de Turismo de Puerto Deseado – Ricardo Pérez

“La Piedra Toba” es una extraña e imponente roca rojiza volcánica de 150 millones de años con forma de “Y” situada frente a la Ría de Puerto Deseado, Santa Cruz por encima de los 30 metros sobre el nivel del mar. El destino llama la atención de los viajeros por su historia y sus vistas inigualables.  

Actualmente es considerada una postal ineludible para quienes arriban a la zona patagónica. Además, la experiencia atare sobre todo a fotógrafos y turistas al atardecer, cuando la puesta de sol trasforma el paisaje en una imagen única.

Pero es mucho más que un destino con paisajes llamativos. Existen muchas historias que rondan a “La Piedra Toba” y sus diferentes nombres a lo largo de los años. Una de ellas es la de Jacob Le Maire y Tomás Cavendish, dos navegantes del siglo XVII que estaban en el Atlántico Sur camino al Estrecho de Magallanes y fijaron su atención en esta gran roca, tomándola desde entonces como referencia y agregándola a sus mapas por su imponente figura y su cercanía a la desembocadura de la ría. Cavendish, quien en 1586 bautizó “Port Desire” al puerto natural en el cual está la actual ciudad de Puerto Deseado, le llamó “Tower Rock” a la “Piedra Toba”.

Fuente: Subsecretaría de Turismo de Puerto Deseado –  Ricardo Pérez

Algunos años más tarde varios exploradores españoles usaron la misma roca y la nombraron como “Roca Torreón”.

De igual manera, el naturalista Charles Darwin llegó a la zona en la Navidad de 1833 y la llamó “Roca Britania”. En cambio, el perito Francisco Moreno, se refirió a ella como “Cerro Horqueta”.

Por otro lado, existe una leyenda sobre a una pareja de comunidades originarias cuyo amor era cuestionado por un cacique y que, bajo una intensa tormenta, consumó su historia con un abrazo, en el momento en que un rayo los alcanzó y petrificó, convirtiéndolos en esta mole imponente. Dicho relato generó la creencia de que la “Piedra Toba” es garante de buenos augurios para la perdurabilidad de las historias de amor. 

Para las comunidades originarias mapuches y tehuelches, en la actualidad la “Piedra Toba” es un punto de encuentro, en el que comparten celebraciones religiosas y al que reconocen como sitio de valorización de sus historias y cosmovisiones. Es también un elemento emblemático desde el cual comunican a los visitantes sus tradiciones.

En conclusión, el destino es ideal para los viajeros aventureros, ya sea atraídos por sus vistas increíbles o su afán por las leyendas y la historia del lugar. Este punto de Puerto Deseado es visitado tanto por familias y grupos de amigos como por personas que buscan hacer expediciones individuales y conectar con la naturaleza.

Fuente: Subsecretaría de Turismo de Puerto Deseado –  Ricardo Pérez